La degradación que dio Fitch Ratings y Moody’s a la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) demuestran los errores que se están cometiendo actualmente en materia de política energética y administración pública, por lo que es urgente un cambio de timón como parte de una decisión financiera del país, demandó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). A partir de la menor confianza de los inversionistas, el dirigente empresarial sostuvo que será más difícil que Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) atraigan inversionistas nuevos, además el costo del pago de su deuda se incrementará.

Fuente: El Economista