La próxima semana, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, enfrentará su primer gran reto como representante mexicana en una arena global. Ante los mandatarios, ministros, funcionarios de multilaterales y ejecutivos globales reunidos en CERAWeek, le toca hacer a la energía mexicana brillar entre estrellas internacionales. Antes de que empiece a hablar en su pánel, estará en desventaja. Los ministros de Brasil, Canadá y Colombia, que participan en la misma conversación, no sólo abanderan ideas y políticas más ortodoxas dentro del sector energético global. Sus países han decidido apostarle a construir puentes y conquistar las mentes y los corazones de los inversionistas como punto central de la estrategia de recuperación de sus sectores energéticos.

Fuente: El Economista, Empresas Y Negocios,