Con sólo 22 días de diferencia, huachicoleros pincharon de nuevo el poliducto Cactus-Guadalajara; la primera ocasión fue el 2 de agosto, en Nextlalpan, y la otra la madrugada de este sábado, en Tezoyuca, provocando fugas de gas LP.

Fuente: El Universal