López Obrador se dice un admirador del desarrollo estabilizador de la época de Antonio Ortiz Mena, que duró tres sexenios, con una política económica muy exitosa, en la cual los presidentes no se involucraron en el manejo económico. Pero el Presidente no ahondó en otro párrafo, el de “políticas públicas sin sustento”, que es el principal punto de discordia en el equipo presidencial y en el gabinete: la de Hacienda, incluyendo el nuevo secretario Arturo Herrera, con la secretaría de Energía, la CFE y Pemex, lo que se cataliza con la próxima presentación del plan de negocios de Pemex.

Fuente: Excélsior, Nacional