Los puntos críticos son: cancelación del aeropuerto de Texcoco, la falta de claridad sobre el futuro de las reformas en energía, debilidad en la salud financiera de Pemex, suspensión de subastas petroleras hasta el 2022, suspensión de subastas de energía renovable y limitación al transporte y distribución privada de energía, debilitamiento de la autonomía de la CRE, Cofece y CNH por la designación de comisionados con perfil no profesional “que debilitan la confianza de los inversionistas en la administración” y la decisión de CFE de exigir a los transportistas de gas natural la renegociación “voluntaria” de los contratos de suministro –lo que apunta a la ruptura de la “santidad

Fuente: Excélsior