La disputa sobre gasoductos que ha enfrentado a empresas con el presidente de México ahora difunde un nuevo nivel de incertidumbre sobre lo que significa hacer negocios en el país.

Fuente: El Financiero