En el arranque de la administración federal de Andrés Manuel López Obrador, el gobierno de Estados Unidos tiene una cosa clara: el sector energético del país podría tener un futuro brillante. Rick Perry, secretario de Energía estadounidense, señaló a El Financiero que el mensaje que emitió el nuevo mandatario mexicano resulta positivo para la relación bilateral en materia energética.

Fuente: El Financiero, Economía