México no ve la necesidad de reducir sus exportaciones de petróleo, como lo hicieron muchos productores latinoamericanos el año pasado, porque la demanda y los precios de su crudo insignia se mantienen firmes, dijo el martes el jefe de la rama comercial de la petrolera estatal Pemex.

México se unió brevemente a un esfuerzo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados el año pasado para reducir la producción y reactivar los precios del crudo, pero limitó su contribución a los recortes a 100.000 barriles por día (bpd) durante un par de meses hasta junio. La nación tuvo que frenar las importaciones de combustible en medio de una menor demanda.

“Estoy mirando más allá de la crisis”, dijo Ulises Hernández, director general de PMI que está a cargo de la mayoría de los acuerdos comerciales de Pemex, en la conferencia de energía virtual CERAWeek de IHS Markit.

“Debido a los bajos costos (de producción) y, por supuesto, la mezcla de petróleo pesado y liviano que producimos tiene una buena demanda en el mercado internacional, no hemos tenido la necesidad de reducir las exportaciones”.

El crudo insignia de México, el pesado Maya, también se ha beneficiado de un diferencial de precios más estrecho frente al crudo ligero en los últimos meses, agregó Hernández.

La producción de crudo de Pemex promedió 1.651 millones de bpd en enero, ligeramente por debajo de los 1.724 millones de bpd producidos un año antes. Las exportaciones de petróleo cayeron a 979.000 bpd en enero frente a 1,26 millones de bpd año con año.

Fuente Reuters