Durante esta semana, el Inegi dio a conocer dos informes económicos relevantes para el diagnóstico de la economía mexicana: el IGAE de febrero y la inflación de la primera quincena de abril. Si bien la deflación de abril se explica principalmente por los subsidios a las tarifas eléctricas de verano implementados por la CFE, los analistas no anticiparon la trayectoria descendente que ha seguido el precio del gas LP, ni la caída sostenida de los precios de los bienes agrícolas, lo que ha derivado en una inflación muy por debajo de las expectativas, tanto del mercado como de los estimados que el Banco de México dio a conocer en su último Informe Trimestral.

Fuente: El Universal (México), Cartera, p.7, Redacción