El mercado negro del gas licuado de petróleo (LP) tiene un valor estimado de 5 mil millones de pesos al año, y su sofisticación es tal que las pipas son clonadas de tal forma que es difícil detectar una legal de una con el combustible robado. Estimaciones de la Asociación Mexicana de Distribuidores de gas licuado y empresas conexas (Amexgas) arrojan que en los estados donde el delito es más grave, Puebla, Veracruz y Tlaxcala, los vendedores pierden 40 millones de pesos al mes.

Fuente: El Heraldo De México, Merk-2, p.26, Ender Marcano