El robo de gas LP es la otra cara del huachicol, ya que creció 148 por ciento en el sexenio pasado y cuya presencia se observa principalmente los estados del triángulo rojo, lo que apunta a que las bandas que roban gasolina también están presentes en negocio ilegal de gas LP, según analistas. Según datos de Pemex obtenidos a través de la Ley de Transparencia, las tomas clandestinas pasaron de 67 en 2012 a 166 en 2017, aumentando 140 por ciento. La Amexgas estima que las pérdidas por 13 mil millones de pesos anuales por robo de gas LP equivalen a 20 mil barriles diarios o 58 mil toneladas mensuales que representan 8 por ciento de toda la demanda nacional.

Fuente: Heraldo De México