En los últimos tres años acumulan 49 mil 49 tomas clandestinas de gas LP, lo que representa el 59 por ciento de todas las tomas registradas en los últimos 20 años.

En el 2020, el gas LP robado mediante tomas clandestinas sumó 30 mil 168 millones de pesos, lo que significó un aumento de 128 por ciento respecto al valor reportado en 2019, que fue de 13 mil 224 millones de pesos, informó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas).

Precisó que en el 2020 se detectaron 23 mil 323 tomas clandestinas, lo que significó un aumento de 77.5 por ciento respecto al 2019 cuando fueron 13 mil 136.

El aumento fue similar en el número de toneladas de gas LP robadas por mes, ya en el 2020 fueron 102 mil 950 y en el 2019 unas 58 mil, lo que representó un incremento de 77.5 por ciento.

Este incremento tan fuerte se explica por el desafortunado crecimiento del 77 por ciento del número de tomas clandestinas del 2020 y por el incremento de los precios internacionales de los energéticos este año”, manifestó la Amexgas en un comunicado.

“El robo de combustibles se ha padecido durante las últimas dos décadas; sin embargo, durante varios años se mantuvo acotado en un volumen menor, que permitió contener el daño ocasionado al Estado mexicano y la sociedad en su conjunto”, agregó el organismo.

Dijo que para el periodo 2012-2018, las tomas clandestinas del ducto principal de Pemex se incrementaron 750 por ciento, acumulando 41 mil 316 tomas a lo largo del sexenio.

Tan solo en los últimos tres años acumulan 49 mil 49 tomas clandestinas, lo que representa el 59 por ciento de todas las tomas acumuladas en los últimos 20 años.

Esta situación provocó que el año pasado el ducto estuvo fuera de operación 140 días, es decir el 38 por ciento del año, con los costos de mantenimiento, el riesgo y el impacto en generar posibles desabastos para la población.

Amexgas destacó que se han formado agrupaciones y pseudosindicatos que pretenden mediante acciones violentas controlar las zonas de reparto.

Fuente El Financiero