La reciente alza en los precios del mercado de GLP han llevado a que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador presente la idea de sea que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) quien establezca un precio máximo, lo que aumentaría la regulación a uno de los mercados más liberalizados del sector energético. Sin embargo, aunque la intervención no sería injustificada, podría tener efectos adversos.

Leer nota completa en El CEO