Es preciso brindar certeza jurídica a los inversionistas

México es el quinto país de mayor consumo de gas L.P. en el mundo y cuenta con la infraestructura más completa en toda América Latina. Esta industria tiene una facturación anual superior a los 8,000 mdd y se encuentra en un proceso acelerado de modernización e implementación de mejores prácticas enfocadas a mejorar la seguridad y el servicio a los consumidores.

Amexgas tiene 58 años representando al gremio de gas L.P. en México, fue fundada en 1962 y es una institución privada de nacionalidad mexicana, con personalidad jurídica y patrimonio propio. En la actualidad participan más de 400 plantas distribuidoras de gas L.P. y muchas otras empresas proveedoras dedicadas a la fabricación y distribución de materiales y equipos para gas L.P.

“Es justo esa trayectoria de tantos años y décadas, más la activa participación de nuestros agremiados, lo que nos fortalece y motiva a trabajar en este importante gremio del sector energético”, declara en entrevista con Oil & Gas Magazine Carlos Serrano Farrera, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas).

Y continúa: “Nuestro principal objetivo es coadyuvar en el sano crecimiento y consolidación de una industria que es estratégica para garantizar el suministro de este vital producto a la población, ser enlace con nuestras autoridades en la revisión y definición de un marco regulatorio eficiente, que dé certeza jurídica y fomente las inversiones a largo plazo, además de brindar asesoría a nuestros asociados y fomentar la implementación de innovación tecnológica y mejores prácticas de negocios. El objetivo es fomentar siempre el cumplimiento de las leyes y las regulaciones aplicadas en la materia, la libre competencia y concurrencia en el mercado”.

Una industria de 8,000 mdd

México es el quinto país de mayor consumo de gas L.P. en el mundo y cuenta con la infraestructura más completa en toda América Latina. Esta industria tiene una facturación anual superior a los 8,000 millones de dólares (mdd) y se encuentra en un proceso acelerado de modernización e implementación de mejores prácticas enfocadas a mejorar la seguridad y el servicio a los consumidores.

Hoy en día, la cadena de suministro comprende 33 plantas de almacenamiento, 1,280 plantas de distribución, 5,000 estaciones de servicio, 2,500 semi remolques, 35 mil camiones de reparto, genera más de 200 mil empleos directos y 500 mil indirectos y a diario atiende más de un millón de suministros. “Esta infraestructura se ha desarrollado a lo largo de los últimos 70 años, nos sentimos muy orgullosos de ella, y sin duda, es una de las más importantes y modernas a nivel mundial”.

Lo cierto es que desde su perspectiva, las condiciones actuales de libre mercado han detonado una fuerte competencia en todos los mercados regionales del país, con lo cual se han generado inversiones en infraestructura y capacitación, que implica un mayor esfuerzo de todos los permisionarios en mejorar su imagen, su equipo de reparto y sus estrategias de servicio, aunado a una fuerte competencia en precios diferenciados en cada uno de los mercados regionales.

Una fórmula eficiente

“Todo lo anterior en beneficio de nuestros consumidores, que son el 80% de los hogares mexicanos y cientos de miles de empresas, incluyendo hoteles, restaurantes, lavanderías, panaderías, tortillerías, hospitales, producción de alimentos, producción industrial, y flotillas de transporte público y privado, entre otros muchos rubros”, subraya el directivo. Serrano opina: “La industria del gas LP de nuestro país, ha demostrado que la participación conjunta de Petróleos Mexicanos (Pemex) y las empresas del sector privado, ha sido una fórmula eficiente, que ha desarrollado un ámbito de complementariedad fomentando el desarrollo de la infraestructura y las condiciones de competencia efectiva. Es por esto por lo que exhortamos al gobierno federal y a los órganos reguladores a que prevalezcan estas condiciones que a largo plazo permiten un sano desarrollo de los mercados y fomentan la libre competencia y las inversiones estratégicas que garantizan el abasto oportuno a todos los consumidores, en las mejores condiciones de precio y oportunidad en el mediano y largo plazo”. En definitiva, añade, una área de oportunidad es la revisión de la regulación vigente, ya que la Ley de Hidrocarburos generó un incremento excesivo e innecesario de regulaciones que no agregan valor a la industria, y además, sí encarecen en más de un peso por kilo el producto al consumidor final, además de generar inflación que daña la economía mexicana; “lo bueno es que tenemos la oportunidad para una simplificación regulatoria en beneficio de todos, y principalmente, del ultimo consumidor, que es quien paga los costos de una regulación ineficiente, excesiva y demasiado cara. Este tema ya lo hemos planteado a las autoridades y esperamos poder avanzar”.

Debemos disminuir el consumo de leña

El consumidor mexicano es cada día más exigente y está mejor informado, el 80% de los hogares mexicanos utilizan gas L.P., seguido por el 14% leña, y el 8% gas natural. “Como país es necesario implementar un programa orientado a disminuir el consumo de leña en los hogares de escasos recursos, esto es un tema de salud pública, responsabilidad social y calidad ambiental que debe ser atendido”.

El directivo agrega que la energía mueve al mundo y es el motor de todas las actividades productivas, y en México definitivamente el gas LP juega un papel preponderante en la actividad económica y social, “lo cual es, sin duda, un producto indispensable en nuestras actividades diarias, por ello, prioritario de garantizar su abasto oportuno en las mejores condiciones de precio, calidad y seguridad para los usuarios, y no hay mejor manera de lograrlo que fomentando un mercado abierto, competido, con reglas claras y certeza jurídica para la inversión”.

Empoderar al consumidor final

La app AmiGas LP, elaborada por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), es una herramienta de información en tiempo real que ha ayudado a empoderar al consumidor al proporcionar información sobre todas las empresas proveedoras que concurren en el mercado y que a diario compiten entre sí para brindar un mejor servicio, atención, tiempo de entrega y precios más competitivos en beneficio de sus clientes. Prueba de ello, son los más de 300 mil precios diferenciados a nivel nacional, que cada mes los distribuidores capturan en la base de datos que alimenta esta aplicación, ofreciendo precios muy distintos entre sí en un mercado cada día más abierto y competitivo.

Esta app permite identificar los precios ofrecidos por los distribuidores en todo el país de manera fácil, accesible, transparente y gratuita. De esta forma, el consumidor tiene la libertad de elegir entre una gran variedad de proveedores y precios que se ofrecen y le permiten ahorrar al tomar la decisión que más le convenga.

En definitiva, dice, “el libre mercado y la alta competencia que prevalecen hoy en día son elementos que llegaron para quedarse y seguramente permitirán continuar ofreciendo cada día un mejor servicio, mayor seguridad y mejores precios a todos los consumidores del país”.

La inseguridad, tema prioritario en todo el país

Sin duda, expresa el presidente ejecutivo de Amexgas, el tema de la inseguridad es un asunto prioritario en todo el país; “en materia energética el robo de combustibles ha crecido exponencialmente en años recientes, situación que ha generado un grave problema al formarse una red de distribución ilícita del producto, al concentrarse principalmente en varios mercados regionales, como lo son los estados de Puebla, Hidalgo Tlaxcala, Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Guanajuato y Jalisco”.

Argumenta que el robo de combustibles, además de afectar las finanzas de Pemex y las del gobierno federal en aproximadamente 13 mil millones de pesos (mdp) anualmente, también daña a una industria de más de 70 años de trayectoria, empresas legalmente constituidas que generan empleos, pagan impuestos, cumplen con normas y procedimientos de seguridad y atención para los clientes, y además, invierten en infraestructura estratégica para el país.

Por desgracia, evalúa, esta red de distribución ilícita que opera al margen de la ley, pone en riesgo la vida de la población al haber propiciado un mercado informal de distribución 100% carente de medidas de seguridad. “Ante el incremento en este grave ilícito, se hace necesario y urgente una acción efectiva de inteligencia y seguridad del gobierno federal que restablezca el orden, el Estado de derecho y proteja a la población. Pensamos que ésta es una tarea prioritaria e impostergable del gobierno federal”.

Otro tema que ocupa la agenda de la industria es fortalecer y continuar modernizando esta infraestructura mediante la aplicación de tecnología de vanguardia y de inversiones para consolidar cada eslabón de la cadena de suministro, lo que permitirá cumplir su principal objetivo: garantizar el abasto de gas L.P. en las mejores condiciones para todos los consumidores del país.

Reglas claras y permanentes

Para lograrlo, comparte el entrevistado, es necesario generar un entorno de condiciones que brinden certeza jurídica a todos los inversionistas, con reglas claras y permanentes que incentiven realizar inversiones de mediano y largo plazo para fortalecer la cadena de valor y garantizar el abasto de este vital producto para todos los mexicanos.

Resalta que otro aspecto fundamental es trabajar en conjunto con el gobierno federal en lograr una simplificación administrativa y regulatoria de este sector para fomentar la inversión en infraestructura, la creación de más y mejores empleos y la eliminación de trámites y costos regulatorios que durante el pasado sexenio -de Enrique Peña Nieto- se multiplicaron de manera excesiva dificultando su cumplimiento y afectando al consumidor al incrementar el precio final del producto.

Autogas tiene un enorme potencial en México: en flotillas de reparto de empresas, taxis y transporte público, además del importante ahorro para los usuarios, tiene un enorme beneficio en la disminución de emisión de partículas contaminantes al ambiente.

Una estrecha comunicación con las autoridades

En la actualidad, existen en el país 45 millones de vehículos automotor, de los cuales 68% es vehículos particulares y taxis; 23% vehículos de carga (camiones); 8% motocicletas y 1% a camiones para pasajeros. “El gas L.P. en vehículos es una tendencia mundial, porque es un energético mucho más amigable con el medio ambiente”, externa.

Amexgas cumple varias funciones importantes para la industria y sus agremiados, entre ellas, mantiene una respetuosa y estrecha comunicación con todas las autoridades del sector energético para trabajar coordinadamente en la revisión y construcción de un marco regulatorio moderno y eficiente para el sector. También, “fomentamos la integración de comités técnicos orientados a revisar y mejorar continuamente los procesos internos de seguridad de operaciones y difundimos las mejores prácticas de negocios para modernizar la industria, aplicar tecnologías de vanguardia y mejorar el servicio al cliente, así como la organización de programas de capacitación y actualización continua para la industria”.

Mantener la certeza jurídica

En materia de gas L.P., detalla Serrano, “consideramos que es muy importante preservar las condiciones de libre mercado, mantener la certeza jurídica, fortalecer las condiciones de fomento a la libre competencia y libre concurrencia a los mercados, mantener la regulación que permite realizar importaciones, tanto para Pemex como para las empresas privadas, ya que esta situación ha generado importantes inversiones en infraestructura y modernización de la industria que sería imposible que el gobierno desarrolle por sí solo, y esto permitirá garantizar el abasto en condiciones muy convenientes para el consumidor final”.

Y sigue: “Nos pronunciamos como una industria aliada a los esfuerzos emprendidos por el gobierno de México para impulsar el desarrollo nacional, con el compromiso de continuar invirtiendo en infraestructura de manera conjunta, para modernizarla consolidarla en el mediano y largo plazo, contribuyendo de esta forma al desarrollo nacional y garantizando el abasto de este combustible en las mejores condiciones para todos los consumidores del país”.

Garantizar el abasto de producto en todo el país

En lo que respecta al gas L.P., recalca el directivo, es muy importante que la regulación vigente desde enero de 2016 sí permite la participación de Pemex y de empresas privadas en la realización de importaciones para complementar la oferta necesaria y garantizar el abasto del producto en todo el país. “Esto es fundamental que permanezca en este mismo sentido, solo así se puede fomentar la inversión requerida para modernizar y consolidar esta importante industria del sector energético. Solo así se fomentan y garantizan condiciones de competencia efectiva en el mercado y se evitan monopolios que han demostrado no ser lo mejor para el país ni para los mexicanos”.

Trabajar en una verdadera simplificación administrativa y regulatoria

Al gobierno federal, adiciona el directivo, Amexgas le agradece su apertura en escuchar todos los planteamientos importantes para la industria y le solicitamos varios temas que consideramos prioritarios, como trabajar en una verdadera simplificación administrativa y regulatoria, “con el fin de construir un marco regulatorio más eficiente, menos costoso y burocrático y que sea específico en materia de gas L.P., lo cual contribuiría a reducir los costos y mejorar los precios del gas L.P. al consumidor final. Además de que le quitaría una carga burocrática ineficiente a muchos órganos reguladores que duplican funciones”.

También es necesario, dice, agilizar y transparentar la renovación de los permisos de importación de gas L.P. para las empresas privadas, ya que éstas cumplen una función muy importante para complementar la oferta de producto en el mercado nacional y garantizar el abasto a precios competitivos. Además, así se fomenta la sana competencia entre todas las empresas privadas a nivel nacional en conjunto con la participación de Pemex, se fomenta también la inversión y se elimina la posibilidad de monopolios nocivos e ineficientes.

Sería muy importante, adelanta el presidente, su participación en no permitir la modificación de la NOM-016 de la CRE respecto de la calidad de petrolíferos, que en materia de gas L.P. “Pemex solicita hacer modificaciones a la mezcla del gas L.P. que generarían costos altísimos para el consumidor final elevando el precio en casi dos pesos por kilo, con sus repercusiones graves en la economía familiar y en la inflación del Banco de México, además de darle a la petrolera estatal un poder monopólico que es lo menos que necesita nuestro país”.

Para concluir la entrevista, Serrano indica que es preciso brindar certeza jurídica a los inversionistas, “sobre todo manteniendo las reglas que fomenten la inversión privada en proyectos de largo plazo, los cuales son esenciales para el crecimiento y desarrollo de nuestro país”.