En el caso energético, Standard & Poor’s simplemente plasma lo que otras agencias calificadoras y analistas están exponiendo: Pemex y CFE no pueden regresar al viejo modelo de empresas estatales, sin importar, sin inversión privada, sin tener competencia. El sector energético ha estado a la deriva. Hemos visto al propio López Obrador tratar de ir enmendando la política a favor de un Pemex más empresarial. Primero, con la capitalización, que al mercado le gustó, pero no lo suficiente; después, con echar para abajo la iniciativa de Morena que quería regresar al Pemex antiguo, de un director único. AMLO también la tuvo que tumbar. Después, el Presidente ha tenido que salir que va a apoyar con todo a Pemex, es decir, tiene el respaldo gubernamental.

Fuente: Excélsior, Dinero